La comisión de trabajo que se creó inicialmente para solucionar un problema de seguridad que tenían los conductores de maniobras que, normalmente habían de entrar en el taller. En dicho lugar, a los mecánicos se les obliga a llevar calzado de seguridad (Equipo de Protección Individual). El calzado de seguridad para los conductores de maniobras debía de tener unas características diferentes a los que usan los mecánicos, ya que, principalmente los utilizan para conducir. Entre las características principales podemos destacar la suela antideslizante (uno de los principales motivos de accidente laboral entre el colectivo de conductores, en general, se produce al resbalar). Otra característica del calzado de seguridad que se solicita para los conductores de maniobras sería que la puntera no sea rígida, y por supuesto, que tengan flexibilidad suficiente para conducir en condiciones óptimas.

En la primera reunión se acordó probar tres modelos de hombre y dos de mujer; pero siempre refiriéndonos al colectivo de conductores que realizaban tareas de maniobras.

En la última reunión que hemos tenido se han producido cambios en el planteamiento inicial. Ahora se pretende extender la medida de seguridad referente al calzado, a todo el colectivo de conductores. Para ello, se trasladará a la comisión de vestuario que inicie los trámites de estudio, licitación y demás trámites para la provisión de un calzado de seguridad para todo el personal de conducción y/o maniobras. Este calzado, se pretende que podamos probarlo antes de firmar ningún contrato de suministro. La idea es tener varios modelos, todos ellos con las características de seguridad requeridas, y poder elegir cuál de ellos queremos. Sería posible optar por dos modelos diferentes ya que, aunque el calzado E.P.I. no distingue entre verano e invierno, sí que habría modelos más deportivos o más formales.

En referencia a las iniciativas de mejora propuestas por el técnico de prevención, podemos destacar la creación de los llamados “itinerarios seguros” en el interior de los talleres. Estos itinerarios estarán marcados con pintura, y facilitarán el acceso seguro a todos los puntos del taller donde deba acceder cualquier conductor.

Todos estos cambios llevarán su tiempo y tendrán que tener, cómo no, la supervisión de todos los delegados de prevención. Un cambio de esta envergadura en el vestuario supone que todo se haga con mucha cautela y sin excesiva prisa, pero sin pausa.